Mayo 2012

MAYO 2012

La peña Lende nevada en marzo de 2012

La última entrada del blog es de  Diciembre de 2011 .  En este tiempo han pasado muchas cosas en el mundo: hemos sobrepasado los siete mil millones de habitantes (sin reflexionar claramente sobre la bomba de relojería que esto supone), siguen creciendo los países emergentes, han continuado las agresiones justificadas por nacionalismos y religiones, Europa y España y Pallide sufren la crisis económica profunda que, sobre las cifras económicas, genera sufrimientos y desesperanzas personales y familiares.  Todo ello llega puntualmente a cada casa condimentado por los medios de comunicación, generalmente poco neutrales. Pero llega; lejos de aquellos inviernos en los que ni la radio ni el periódico llegaban al pueblo. Podían vivirse meses en los que la única noticia novedosa  tenía lugar entre la Barrera, Solcuarto y la calle Real. A lo más, las informaciones que los visitantes a Boñar o los comerciantes a caballo de Vegamian propalaban por los pueblos. Algunos piensan que la incomunicación  constituye una ventaja, sobre todo cuando lo que se comunica no ayuda al optimismo.

Y en Pallide ¿qué ha pasado en este tiempo? Hablo de oídas porque no me ha sido posible visitar el pueblo desde el verano.

Después de un otoño e invierno inusualmente secos ha llegado el agua de abril y mayo y también la nieve. Y con ellos la esperanza para los ganaderos y para los que viven del turismo y del comercio. Cada vez es más fuerte la dependencia del turismo en esta cabecera del Porma, dotada de unos paisajes fantásticos y de unos servicios de bares, zonas deportivas, restaurantes y casas rurales que ofrecen una estancia de experiencias inolvidables.

El pueblo, como todos los pueblos pequeños, va surgiendo de ese paréntesis triste de calma y soledad invernales. Dentro de unos días irán regresando algunos vecinos que bajaron al amparo de la ciudad durante el invierno. Poco después los veraneantes completarán el paisaje del verano. En este año, por suerte, se espera que todos los que se han ido volverán de nuevo.

Mientras tanto los habitantes del pueblo han continuado su lucha contra el olvido y la decadencia. Se han restaurado antiguas casas como la de tío Fausto, Elías o Froilan. En otras se han acometido reformas. También se han mejorado los espacios públicos. Destaca el ornato de la entrada del pueblo con sus jardines, aceras y farolas que darán una bienvenida a los nuevos visitantes.

Otra imagen de nieve en marzo del 2012

Esas noticias que llegan de forma indirecta a los que por diversas razones no visitamos frecuentemente el pueblo alimentan la nostalgia con ese sabor amargo y agradable que la acompaña siempre. Porque, a veces, las ocupaciones de la nueva tierra en la que hemos plantado nuestra vida nos absorbe hasta hacernos olvidar hasta que el pueblo casi se desvanece como en esas nieblas de agosto que surgen del río en la primeras horas de los otoños en la Bargaña. Pero, de repente, una noticia, un paisaje, un encuentro casual nos devuelve con fuerza el olor y la luz de la Vega, del Molino o del Pradoluengo.

Es entonces cuando los mayores revivimos las etapas infantiles y juveniles que disfrutamos y sufrimos en las casas, los montes y los prados. Los niños marchando de la escuela a la iglesia en el mes de mayo con flores recogidas para el altar de la Virgen en el rosario de cada día; las setas de San Jorge, con ese olor a harina húmeda contagiando la hierba circular de los setales; las calles embarradas por el agua y las boñigas de las vacas con canalera al comenzar a comer verde después de un largo invierno en la cuadra; los grupos de vacas, ovejas, corderos, sementales, jatos, novillas que iban cubriendo los pastos y los caminos;

El rastreo de los prados y la preparación de huertos y sembrados; la recolección de achicoria en los ribones para los conejos; la preparación de los canales de riego, las hacenderas para recuperar los caminos dañados en invierno……….en fin, la renovación cíclica de la vida en primavera.

El blog se ha interrumpido por rqazones personales pero he ido recibiendo comentarios como anécdotas sobre tía Caya o una historia de Pallide que intentaré publicar la semana que viene. Yo creo que en el verano podemos reiniciar los contactos para que todo lo que se ha hecho y vivido no se olvide. Me gustaría tener fotos sobre el jardín de la entrada.

el maestro de niños que hoy ya son padres y madres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *