Ciudadanos y leyes

foto antigua de gente de pallide (victor)

Memoria histórica

Pallide comenzó su existencia antes de que España fuese un solo estado tal como hoy la conocemos. Puede que los primeros humanos del pueblo fueran hombres del Neolítico. Después, por estas zonas, tribus de astures y cántabros se opusieron al avance de los romanos en los siglos primeros  de nuestro cómputo del tiempo. De esas batallas quedan documentos escritos. Ya en el siglo X, en el que ya conocemos evidencias escritas de la existencia del pueblo, la zona perteneció a los reinos de Asturias y León, que se iban formando a partir de la reconquista iniciada en Covadonga arrebatando progresivamente el terreno a los moros, de Norte a Sur.  Como ya hemos visto en otra entrada, esta zona se fue repoblando al expulsar a los musulmanes, con familias de hidalgos y apoyada en varios monasterios, algunos de los cuales estaban en Pardomino.

A partir del siglo XV, siglo en el que se constituye el estado español, prácticamente como está hoy, suponemos que políticamente el pueblo fue desarrollándose al ritmo de los cambios políticos de Reyes Católicos, Austrias, Borbones, liberales, progresistas, repúblicas, monarquías absolutas, restauraciones, dictaduras.

En una época en que las comunicaciones eran muy lentas, es muy probable que los cambios políticos de las ciudades, llegasen tarde y de forma tenue a los pueblos de difícil acceso. Durante el siglo XX, conocimos la Restauración monárquica, la dictadura de Primo de Rivera, la República, el franquismo y la democracia.

Los datos que conocemos con seguridad sobre la organización política y social del siglo pasado es que había dos clases sociales que permanecieron casi inalterables en España desde la Edad Media. No olvidemos que en este país, y máxime en las zonas rurales, los cambio sociopolíticos que se inician en Europa con la Revolución Francesa y la Ilustración, apenas son asumidos.  Los hidalgos, procedentes de la guerras contra los moros y de las guerras de las colonias americanas, posiblemente fueron los fundadores del pueblo. Con privilegios económicos tales como la no obligación de pagar impuestos y la propiedad de las mejores fincas y casas. En el pueblo se conservan solo dos arcos que indican la vivienda de estos hidalgos, lo mismo que la piedra que está en el pórtico de la Iglesia. La otras clase era la de los hombres buenos: agricultores y pastores. Dentro de esta , existían propietarios y colonos, caseros, “criados”, y un tanto de población mínimo sin recursos o “pobres”. A estos últimos se refieren  los testamentos como destinatarios de ayudas el dia del entierro. No alcanzaría Pallide ni la desigualdad social, ni la explotación las cotas de la Edad Media y moderna existente en otros lugares de España. La influencia del clero y la Iglesia fue determinante toda la época.

En esto sesenta años que comprenden la memoria del blog, el pueblo se organizó políticamente en la “democracia orgánica” franquista y en la democracia con forma de monarquía constitucional a partir de 1976. Desde primeros de siglo desaparecieron los privilegios de la nobleza, pero en las zonas rurales continuaron existiendo desigualdades sociales y en las zonas urbanas, el conflicto entre clase proletaria y burguesía marcaría los inicios del siglo XX. En un sistema de minifundismo y de abundancia de terrenos comunes, no eran frecuentes casos de miseria extrema o de  la existencia de pobres de solemnidad. A partir de los sesenta la emigración fue vaciando los pueblos, el desarrollo económico y tecnológico  posibilitó el acceso a más bienes para los que quedaron, contribuyendo así a una práctica igualdad social.

Los vecinos

En épocas pasadas no existía un control preciso de la población. Hasta el siglo XVIII no se hizo un censo con ciertas garantías, sobre todo de las zonas rurales. El objetivo fundamental era el control del pago de los impuestos reales.

Catastro de Ensenada (1753)

Vecinos de Pallide

Fue el primer censo científico y con mínimas garantias de objetividad.

Los funcionarios reunían al pueblo en el ayuntamiento y escribian las respuestas a un cuestionario general y otro particular. Sus respuestas  estan microfilmadas en el Archivo de León y escritas en documentos del arca del pueblo.

Cuestionario:

1ª Cómo se llama la Población.

2ª Si es de Realengo o de Señorío: a quién pertenece: qué derechos percibe y cuánto producen.

4ª Qué especies de Tierra se hallan en el Término; si de Regadío, y de Secano, distinguiendo si son de Hortaliza, Sembradura, Viñas, Pastos, Bosques, Matorrales, Montes, y demás que pudiere haber, explicando si hay algunas que produzcan más cosecha al año, las que fructificaren sólo una, y las que necesitan de un año intermedio de descanso.

21ª De qué número de Vecinos se compone la Población, y cuántos en las Casas de Campo, o Alquerías.

22ª Cuántas Casas habrá en el Pueblo, qué número de inhabitables, cuántas arruinadas: y si es de Señorío, explicar si tienen cada una alguna carga que pague al Dueño por el establecimiento del suelo, y cuánto.

29ª Cuántas Tabernas, Mesones, Tiendas, Panaderías, Carnicerías, Puentes, Barcas sobre Ríos, Mercados, Ferias, etc. Hay en la Población y Término: a quién pertenecen, y qué utilidad se regula puede dar cada un año.

Si hay Hospitales… Cambista, Mercader de por mayor… Tendero de Paños, Ropas de Oro, Plata, y Seda, Lienzos, Especería, u otras Mercadurías, Médicos, Cirujanos, Boticarios, Escribanos, Arrieros… ocupaciones de Artes mecánicos… como Albañiles, Canteros, Albéitares, Herreros, Sogueros, Zapateros, Sastres, Pelaires, Tejedores, Sombrereros, Manguiteros, y Guanteros, etc., explicando en cada Oficio de los que hubiere el número que haya de Maestros, Oficiales, y Aprendices; y qué utilidad le puede resultar, trabajando meramente de su oficio, al día a cada uno.

35ª Qué número de Jornaleros habrá en el Pueblo, y a cómo se paga el jornal diario a cada uno.

36ª Cuántos Pobres de solemnidad habrá en la Población.


Los resultados, que se conservan en el arca del pueblo, y pertenecen a 1749, antes del incendio , cuando en toda España había unos nueve millones de habitantes.

Treinta vecinos. Un siglo más tarde Madoz, en su Diccionario geográfico, habla de 34 casas y 146 habitantes.

52 casas habitables y 26 hórreos.

71 pies de colmenas, de cinco vecinos y el cura

4 molinos harineros por el invierno. El de la Hoz, el de Abajo, el de la Puente y el del cura.

Cinco tratantes de vino, que traen dos o tres carros al año.

Un jornalero, 3 viudas, cuatro criados, cuatro pastores de ganados finos, un pastor de ganado basto. No hay pobres de solemnidad.

Dos curas.

Había dos regidores: por el estado noble (Francisco Álvarez Riero y por el general (Juan del Ferrero)

Al quemarse el pueblo,  fue necesario rehacer unas nuevas ordenanzas, que se conservan  en el arca del pueblo, en mayo de 1801.

Las nuevas ordenanzas

Otra perspectiva

Resumen. Pueden verse completas en  monfer.es/pallide/pallide html/pallide.net

En 1801 se nombran cuatro vecinos buenos e inteligentes para hacer las nuevas ordenanzas: Manuel de la Fuente, Fernando González, José García y Juan de la Fuente.

Articulo 1. Se establece que habría 2 regidores. Uno para los hidalgos (que tenían casi todo el terreno propio y no pagaban impuestos) y otro para los hombre buenos o de “pan coger”.  Se nombraban en San Silvestre.

Había también dos procuradores, uno por cada estamento. Se nombraban cada dos meses y su función era controlar el vino en las hacenderas y mandar repara los caminos y puentes con urgencia.

Artículo 4. No se pueden tener en el campo animales por la noche

Art. 5  Multas para los lechones que se cogen en los frutos

Art. 6  No cortar leña en Remolina y sus montes ni en la Mata del Espino.

Art. 7. Cada vecino tiene que cerrar con pared su propiedad lindante con el común  a razón de tres brazas de pared por carro de palmiento

Art. 8. Debe haber seis sementales, 2 de ellos de cabras. Los mantienen por años ocho vecinos, de Santiago a Santiago. No se pueden capar lechones y novillos de buena raza.

Art. 9 El que compra ganado fuera debe presentarlo a los señores para ver si están sanos.

Art. 10. No se puede vender hierba a forasteros si hay algún vecino que la quiere.

Art. 11. Solo las vacas de labranza pueden pacer en las dehesas boyales. Las restante a la vecera.

Art. 13. En el monte, el pastor de las vacas y novillas debe dormir con ellas hasta la mañana y entregarlas al siguiente.

Art. 15. Las vacas que trabajen en abril deben ir uncidas hasta volver a casa.

Art. 16. Los procuradores inspeccionaran los hornos y los “piérgoles” cada 2 meses para comprobar su estado.

Art. 19. No deben permitirse mozos solteros en los concejos y mucho menos con armas.

Art. 22. Es obligatorio tener un huerto, nabar o arvejal.

Art. 23  DE  septiembre a mayo debe ir un pastor y un vecero con las ovejas.

Art. 24. Cuando a un vecino le coinciden dos veceras, puede saltar a otro

Art. 25 Las yeguas, lechones, vacas que suban a Linares, no pueden bajar.

Art. 28 Se multa a quien utilice palabras injuriosas en los concejos.

Art. 32 Los forasteros que quieran avecindarse han de pagar lo usual.

Art. 33 El concejo puede permitir una viuda como “entera”; en otro caso solo tiene derecho a la mitad.

Art. 37 En la trilla se pueden tener tres vacas; en el abono, cuatro. Las restantes a la vecera.

Art. 39 El día de Santiago, junta para la capa de sementales

Art. 45. Cuidado de no pisar marallos y mieses al segar y acarrear.

Art. 49. Hay que mantener un perro mastin de pueblo, para el ganado

Art. 52 Vecera de Yeguas

Art. 54. Vecera de cerdos

Esto es lo más significativo. Una reglamentación tan cuidadosa  sería necesaria para mantener la producción y el orden en un terreno muy aprovechado. Cada artículo, cada quebrantamiento va unido siempre a una multa pecuniaria. La coexistencia de dos regidores, con dos clases sociales diferentes, suponemos que sería  origen de muchos conflictos, lo que explicaría el detalle de las ordenanzas. Todavía en los cincuenta, el sistema de paciones, de paso de ganado, las veceras, los entrepanes, la corta de leñas estaban muy reglamentados. Por ejemplo recuerdo las carreras para uncir con un yugo simple a los animales que pacían para atravesar ejidos y cotos.

Una diana de los sesenta ( victor)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *